PURE BLOOD REFLECTIONS

Los bellísimos caballos andaluces a los que Peter Müller (uno se pregunta con qué argumentos) persuadió de que posaran para él en estas elaboradas composiciones, se mueven entre Rubens, Velázquez, Macke, Goya y Carpaccio, con total desenvoltura, como seres sensibles.

Mario Vargas Llosa

1

2

3

4

5

6

7

8

Josué en la batalla contra los amorreos

Valeroso

Opositora VII

La historia de Nastagio degli Onesti

Ambiciosa IV

Rastras I

Carlos V. Isabel de Francia

Osado XIV

Poseido V

Lucha de San Jorge con el dragón

Poseido IV

Poseido VII

La rendición de Breda

Centenario VI

Poseido VII

Entrada del Monaterio de la Cartuja

Osado y poseido

Imafronte barroco de la Iglesia de la Cartuja

Húsares al galope

Carlos I de Inglaterra

Patio de caballos

Corrida de toros

El Circo

Joven caballero

La caida de Faetón

Caceria de liebres

Un ensayo sobre la belleza a golpe de fotografía

 

Los caballos son protagonistas silenciosos de una obra que va más allá de la pura belleza estética del animal.

 

Un concepto singular y exclusivo plasmado en composiciones que integran la belleza incomparable de los caballos de Pura Raza Española, como a punto de querer atravesar el umbral de esa otra realidad pictórica.

 

Caballo y arte dialogan entre sí creando una expresión cargada de sensibilidad donde la belleza y la nobleza de estos animales interactúan con la genialidad de los grandes maestros de la pintura universal.

 

Puro instinto animal hecho arte.

 

Un trabajo colosal con escenografía a gran escala donde los bellos caballos cartujanos, retratados desde diferentes prismas, son los modelos indiscutibles con su carácter y su porte en apariencia inmutable.

 

“El trabajo que han hecho Peter Müller y su equipo de colaboradores (entre los que hay que destacar el aporte de Gerry Roberts) revela de un lado, la pericia técnica que da una larga práctica profesional; también, una imaginación fértil, y cierta vocación de riesgo”.

 

Mario Vargas Llosa