PUBLICIDAD

Durante estos años me he especializado sobre todo en campañas publicitarias con personas.

Los creativos de la agencia lanzan el concepto y ahí es donde vuelco mi creatividad para conjugar idea e imagen final a través de algo tan denostado en la actualidad como es la perfecta combinación entre la dirección creativa y el fotógrafo por un fin común: la satisfacción del cliente.

Esto quiere decir que hay que involucrarse en la actitud de los personajes y sobre todo, conocer muy bien el producto y el mensaje final a transmitir.

Transformar la idea en una imagen, y hacerlo vivo, creíble.

Una vez logrado esto, comienzas a darle rienda suelta a tu sensibilidad.